What?: 5 falsos documentales o mockumentaries

Creer que todo lo que se dice en un documental es cierto, es un error tan antiguo como el género en sí. El falso documental o mockumentary es un género de ficción con aires de realidad documentada que te ayuda a entender que no siempre todo lo que se te dice es verdad.

Los falsos documentales no hacen más que demostrar que se debe ser crítico a la hora de creer lo que se ve, se lee o se escucha en unos días en los que nos rodea la información y llegamos a estar sobrepasados. A continuación os hable de 5 mockumentaries de diferentes estilos que merecen la pena:

  1. I’m still here (Casey Affleck, 2010). Joaquin Phoenix y su cuñado, Casey Affleck, la liaron parda con la grabación de este documental sobre cómo Phoenix dejaba la actuación para hacerse cantante de hip-hop. De por sí ya parece poco creíble pero durante aquellos días de 2010, Joaquin Phoenix llenó varias portadas ( y fue imitado con más o menos gusto por alguno de sus compañeros) hablando de sus vicios y sus malas decisiones. Los rumores de que se había vuelto loco se mezclaban con los rumores de que todo era una farsa. Mi opinión es que I’m still here es una crítica absoluta a la industria y a cómo son tratados los artistas por la sociedad y los medios cuando no cumplen las expectativas que están casi obligados a cumplir. La entrevista que hace en el programa de Letterman es el punto de partida de un documental que es todo Phoenix y que demuestra que es uno de los mejores actores de su generación (y probablemente más infravalorados). Podéis ver esta entrevista de Joaquin en Letterman poco después del estreno de la cinta explicando su personaje. (Vale la pena ver su conversación y de cómo Letterman le pregunta si había quedado como un idiota al reírse de una persona en su programa sabiendo que tenía algún tipo de problema y la respuesta de Phoenix.)

  2. Muerte de un presidente (Gabriel Range, 2006). ¿Qué pasaría si el Presidente George W. Bush hubiese sido asesinado en Chicago de un disparo? A pesar de ser un documental británico creó una gran polémica en EEUU porque ya sabemos que son muy suyos. La búsqueda del asesino deja entrever los estereotipos asentados tras el 11-S en la sociedad americana.
  3. La verdadera historia del cine (Peter Jackson y Costa Botes, 1995). Tanto este documental como el anterior los conozco gracias a mi profesor de historia del cine de la universidad. Cuenta la historia de un director neozelandés que pudo ser pionero del cine y que nadie conoce hasta que Peter Jackson (que hace de sí mismo) encuentra unas cintas antiguas durante una de sus grabaciones. A pesar de ser una historia inventada, en 1995 muchos creyeron la existencia de Colin McKenzie (así hicieron llamar al director ficticio) y siguieron la búsqueda de información sobre él que realizaron los directores del documental. Se apoyaban en ciertos elementos que hacían de su credibilidad mayor, como fotografías y cintas grabadas muy antiguas o las entrevistas. Pero, ¿no es ese el fin de todo mockumentary? ¿Hacer que la historia sea lo más verosímil posible?

    Fotgotten Silver, 1995. Fuente: Google Images
    Fotgotten Silver, 1995. Fuente: Google Images
  4. Operación Palace (Jordi Évole, 2014). Este especial del programa Salvados con Jordi Évole es el falso documental más cercano que tenemos. Su historia inventada sobre lo que había detrás del 23F hizo que muchos creyeran que todo estaba orquestado y que nada de lo que pasó era real. Quizás por la credibilidad de quien lo estaba contando y de sus invitado o quizás porque tenemos la mala costumbre de creernos todo lo que sale en pantalla. El caso es que la emisión de Operación Palace enseñó a muchos la necesidad de aprender a filtrar la información que nos llega desde distintos medios. (Todavía podéis ver el documental en Atresplayer).Operacionpalas
  5. Incident at Loch Ness (Zak Penn, 2004). Quizás el más cinematográfico de todos los falsos documentales que están en esta lista. Solo por la música que ambienta la cinta ya puedes imaginarte que todo lo que se cuenta en ella no es real. Cuenta las aventuras de un grupo que pretende grabar un documental en el Lago Ness y que se ven sorprendidos por el monstruo. Lo mejor es ver la relación que tienen todos los miembros del equipo entre ellos y los conflictos que van saliendo durante la marcha. Llega a ser hasta cómico, sobre todo el personaje del productor. Es un metadocumental que te enseña los entresijos de cómo está hecho, solo que nada de lo que te cuentan es de verdad. Y también es una crítica sobre los miedos colectivos, los mitos y las supersticiones.
Escena de Incident at Loch Ness. Fuente: giphy.com
Escena de Incident at Loch Ness. Fuente: giphy.com

¿Conocéis algún otro falso documental para añadir a esta lista? ¡Hacedme saber!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s